sin pena ni gloria

unha emoción compartida
é un contrato íntimo
que vai máis alá das palabras

__

above the salt

Publicado en 4 de Octubre, 2005, 20:32. en HAY VIDA AHÍ AFUERA.
Comentar | Comentarios (7) | Referencias (1)
Etiquetas:

Hoy se me despertó curiosidad por uno de esos objetos cotidianos y la historia que hay detrás porque leí en la revista  Muy Interesante  que un salero valorado en 50 millones de euros fue robado en el año 2003 en un museo de Viena. El salero en cuestión es una obra de Benvenuto Cellini y fué realizado en 1540

Parece que no siempre un salero fue un objeto anodino e ignorado... (al menos ignorado por mí).

Pues no¡¡¡ porque antiguamente la sal era un bien muy preciado (¿será verdad que de ahí viene lo de salario?), por lo tanto los saleros eran piezas que tenían una importancia simbólica, eran más grandes, y su tamaño y diseño se relacionaba con la riqueza del propietario. Incluso la posición del salero en una mesa servía para marcar la línea entre los invitados importantes y los demás, y de hecho en inglés aún se usa la expresión above the salt – por encima de la sal– para indicar un rango superior.

La revista también cita al pintor  Willem Claesz Heda (1594-1680) indicando que en su bodegón el salero tiene un papel relevante en la mesa... pero no dice cuál bodegón... ¿tal vez en todos? pues solo pintaba bodegones!!!  

Encuentra el salero!!!!!  ¿Qué dirías tú que es?

Willem Claesz. Heda, ca. 1594-1682, 1651, Vaduz, Liechtenstein 

Salero de Monstrance 1660

Las fotos que siguen son de una exposición que se realizó en la Antigua estación de Renfe de Torrevieja como muestra de la artesanía europea de los siglos XVII al XX
Estos saleros fueron utilizados por acaudaladas familias como signo de ostentación ya  que disponían de la sal más blanca,  y en abundancia, y la ofrecían a sus visitantes en esos preciosos recipientes
.
 Pero parece que la cosa de los saleros no es ya pasado, porque el gobierno argentino ofreció como regalo al Principe de Asturias, por su boda, un juego de 6 saleros de plata en forma de  flor, encargados a un orfebre prestigioso para la ocasión.