sin pena ni gloria

unha emoción compartida
é un contrato íntimo
que vai máis alá das palabras

__

Visita a Salamanca

Publicado en 25 de Agosto, 2006, 21:37. en MOVIENDO EL CULO DEL ASIENTO.
Comentar | Comentarios (17) | Referencias (0)
Etiquetas:

Salamanca es famosa sobre todo por tres motivos: por poseer una de las universidades más antiguas y prestigiosas de España (de ahí el refrán "Lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta"), por su patrimonio histórico-artístico y por su tradición. 

Miguel de Unamuno dedicó estas famosas palabras a la ciudad:

Salamanca, Salamanca, renaciente maravilla, académica palanca de mi visión de Castilla.
Estudiantes no vimos ninguno en pleno mes de agosto... lo que había era montones de turistas cargados con sus cámaras y sus planos de la ciudad... como nosotras. Perderse por el casco antiguo es un gusto, de una calle llegas a otra donde hay todavía más conventos, más iglesias, más palacios...
Nos gustó muchísimo la entrada a la ciudad, viniendo de Ávila: cruzando un puente sobre el rio Tormes se veía el otro puente romano, y los antiguos edificios al fondo...

Al fondo Salamanca, al cruzar el Tormes. 
A los salmantinos y salmantinas se les conoce, también, como charros y charras, y el Lunes de aguas (lunes siguiente al de Pascua) es tradicional salir al campo a comer el hornazo.
-
.
Su Plaza Mayor, barroca, se construyó en la primera mitad del siglo XVIII para ordenar el comercio y el tráfico de esa zona que aglutinaba la vida social y comercial de la ciudad. Bajo sus grandes arcadas confluyen las calles que eran antes las principales vias de la ciudad. Se respetó el trazado de estas calles, por eso los principales arcos de entrada no guardan simetría.
Desde allí salimos por la plaza del Corrillo, y nos metimos por la calle de la Rua, desde donde se ve ya la torre más alta de la catedral Nueva. Esta calle es peatonal como casi todo el barrio antiguo, y está lleno de bares, cafés y restaurantes, y hay un ambiente muy festivo... 

Salamanca tiene dos catedrales... porque durante el siglo XV la ciudad creció tanto que la vieja catedral románica ya se quedaba pequeña,  así que  decidieron construir otra a principios del siglo XVI. Y les llevó 200 años... porque continuamente estaban parando las obras por pleitos que ponían distintos arquitectos,  etc. Las dos catedrales están unidas, mantuvieron una de las antiguas torres (haciendola más alta) -la torre de las "Campanas"- para que sirviese como campanario a ambas catedrales. 
Esta torre tuvo, la pobre, muchos accidentes:
en el siglo XVIII le cayó un rayo encima y ardió, la campana grande cayó a la calle. También le afectó el terremoto de Lisboa, pero gracias a él, Salamanca cuenta cada primero de noviembre con la tradición de "El Mariquelo", (que era el apodo de los guardeses de la catedral), que tuvieron que subir al punto más alto de esta torre a comprobar los daños, y convirtieron aquello en tradición, subiendo uno cada año hasta la veleta de la torre y allí toca una charrada.
Y durante la guerra civil española también tuvo desperfectos.
La nueva catedral es de estilo gótico y dentro está el Cristo de las Batallas, el que se dice que acompañaba al Cid en sus batallas.
Un precioso rincón es el lugar donde se juntan la catedral vieja y la nueva, llamado el Patio Chico. 
En el Patio Chico, el románico y el gótico se unen en una  plazuela.
Desde el Patio Chico se puede ver el cimborrio románico de la Catedral Vieja, al que llaman Torre del Gallo.
Desde allí, por una callecita vas a dar a un jardin, el Huerto de Calixto y Melibea, donde algunos dicen que se sitúa la trama de la novela La Celestina de Fernando de Rojas, (el jardín fue en realidad huerto de un obispo). 
Es un jardincito pequeño, de influencia musulmana, sin nada de particular, salvo lo recoleto. Allí conocimos a un portugués que llevaba 2 años viajando, caminando, de albergue en albergue. Venía desde Roma. En Málaga encontró un gatito abandonado en una bolsa de plástico y lo tenía con él. Un personaje muy curioso.
Otro sitio que todo el mundo que va a Salamanca visita, es la casa de las Conchas. Se empezó a construir un año después del descubrimiento de América por Colón. Las conchas que aparecen por las paredes (más de 300) eran el símbolo de los nobles que la construyeron, que pertenecían a la orden de Santiago.
-
Casa de las conchas por immarigorta
-
La Clerecía está enfrente de la casa de las Conchas. Es de estilo barroco. Originariamente fue un colegio de los Jesuitas para que se formaran misioneros que fuesen por Europa para acabar con los herejes y llevar el catolicismo everywhere, ea. Los jesuitas tenían un gran poder en Salamancapor eso pudieron derribar gran cantidad de casas particulares, la Casa de las Conchas se salvó de milagro. Nos contaron que la quisieron comprar para derribarla y le ofrecieron a los dueños una moneda de oro por cada concha de sus muros... supongo que es una leyenda.
Cuando se cargaron a los jesuitas en el siglo XVIII pasó a ser propiedad de la Clerecía de San Marcos..
Cuando se empezó a construir era un periodo de decadencia para la ciudad: había más mendigos que nunca. Felipe III echó a los moriscos y más de 500 familias se fueron de Salamanca y para rematarla, hubo una riada que causó muchas muertes y destruyó 500 edificios de la vega del río.
La historia de la Universidad comienza en el siglo XIII !!!!! (la fachada es del XVI).
En la Universidad es tradición buscar una rana en su fachada plateresca. Te pierdes entre tanta cosa, nosotras le preguntamos a uno de Salamanca donde estaba, los turistas todos con tortícolis mirando arriba... como paspanes... y aún así me costó verla! (En la iconografía medieval, la rana es símbolo de la lujuria). Según la tradición estudiantil, si se quiere aprobar los exámenes con facilidad hay que ver antes la rana de la fachada de la Universidad.
-
Ahí está la rana... se ve?...
Sobre la primera calavera
Una cosa que me llamó la atención son unas "pintadas" desvaídas por el tiempo: los famosos "vítores". Se pintaban con sangre de toro y simbolizan la victoria de los recién doctorados sobre los libros.
Un ilustre profesor fue Fray Luis de León, que tiene una estatua frente a la universidad, donde dijo su famosa frase "Decíamos ayer", cuando volvió a dar clase después de varios años en que estuvo apartado injustamente.
Ya en plan museos, fuimos a visitar la sección de la guerra civil del Archivo Histórico Nacional: después de la guerra del 36, se concentraron en Salamanca los documentos incautados por las tropas nacionales a medida que iban ocupando el territorio español, de forma que se creó un gran archivo documental sobre la guerra civil española (Archivo General de la Guerra Civil Española).
 Parte de este archivo fue trasladado a Barcelona este año, y todos vivimos las muchas disputas entre el ayuntamiento salmantino y el gobierno.
Y también visitamos el Museo Art Nouveau y Art Decó que se encuentra en la Casa Lis . Es un edificio modernista precioso, construido sobre la muralla. 
Tiene piezas decorativas de finales de siglo XIX y principios de siglo XX:  colecciones de vidrios figuras de bronce y marfil, muñecas de porcelana, joyas, jarras, esmaltes, porcelanas, muebles...
Vimos muchas otras plazas (la de Monterrey, la de Anaya...) palacios y calles muy antiguas y animadas de gente... pero el cansancio te puede... los pies rotos de tanto caminar...y luego a disfrutar todavía más cenando una pata de cordero en una terracita de un restaurante con el ambientillo y la agradable temperatura nocturna...