sin pena ni gloria

unha emoción compartida
é un contrato íntimo
que vai máis alá das palabras

__

Para estrenar el otoño

Publicado en 23 de Septiembre, 2007, 14:35. en ¿Y POR QUÉ ME CUENTAS TU VIDA?.
Comentar | Comentarios (13) | Referencias (0)
Etiquetas:

Casualmente me encontré al mediodía conduciendo por una carretera comarcal, a 50 por hora, en medio del bosque. Sola. Hice tantas paradas que menos de 20 km. me llevaron casi tres horas. Quería ver a donde llevaban los caminos que salían a un lado y al otro señalados sólo con una flecha... o con ninguna!

Descubrín fontes novas, con auga fresca de manantial.
Racimos de uvas, xa listos para a vendima,
iglesias románicas, castañas a punto de cair dos castiñeiros, amoriñas das silveiras...

Nunca sabes que sorpresas podes atopar se saes do camiño!.

Aunque llevaba las emociones revueltas, esa paz del campo es un sosiego para la mente y el cuerpo.

Cuando me entró hambre, el plato fueron mis manos. La comida, unos pexegos que cogí de las ramas de un pexegueiro que colgaban sobre la tapia de una finca. El asiento, la hierba verde. La música ambiental, el agua que caía del surtidor de un lavadero y el zumbido de los insectos.