sin pena ni gloria

unha emoción compartida
é un contrato íntimo
que vai máis alá das palabras

__

No he cambiado (tanto) me gustan las flores (todavía)

Publicado en 7 de Febrero, 2008, 23:39. en ¿Y POR QUÉ ME CUENTAS TU VIDA?.
Comentar | Comentarios (18) | Referencias (0)
Etiquetas:

No he cambiado (tanto): ahí están las fobias, los poemas, las taquicardias, los afectos, las madrigueras, los árboles, los kioskos, los caminos, los atardeceres, los olores... unas cosas caducan y otras permanecen. Las flores siguen ahí, aún en invierno, entre las ráfagas de viento y la lluvia mansa. Ellas son la razón por la que quería tener una terraza, pero quizá hay  otras, como imaginar un atajo hacia el optimismo.

Puesta a soñar,

a sentirme esperanzada, 

un dia cualquiera enterré bulbos de narcisos, así como despistada, y aparecieron de pronto, esta semana

Y el otro día, cuando más arreciaba la lluvia, me fijé en que la azalea se abría

El domingo de carnaval empezó a desenvolverse la primera cala. Creía que empezaban a florecer en primavera. (Las calas que plantó mi hermana, cuando aún la muerte era una metáfora)

Las prímulas, tan humilditas, tan alegres, tan baratas, están ya agotadas de tanto florecer, que agradecidas.

Este ciclamen y su gemelo, en fucsia, llevan cuatro meses desbordándose de flores

El arbusto que me traje en diciembre está acostumbrándose (estamos acostumbrándonos). No sé si lo nuestro funcionará, porque me tiene desconcertada

El mismo día compré varios pensamientos, todos positivos, para que no se quedara la terraza triste mientras no florecen las de primavera

Y también floreció EL esqueje de LA planta de mi madre, (la que plantó hace más de 15 años). Ahora, como homenaje, hay vástagos repartidos por todas las casas de la familia, y se llama LA planta de mamá, o LA planta de la abuela, o LA planta de la bisa
LA planta de mamá está en el cesto que también hizo ella "para entretenerse". La planta y el cesto son importantes para mí. (Es una jodienda que algo perecedero tenga tanto valor)