sin pena ni gloria

unha emoción compartida
é un contrato íntimo
que vai máis alá das palabras

__

de lo general a lo particular mirando estorninos

Publicado en 16 de Abril, 2008, 17:49. en HAY VIDA AHÍ AFUERA.
Comentar | Comentarios (17) | Referencias (0)
Etiquetas:

Foto de Carlos Bernal

img382/2255/pict1118cj6.jpg

Hace unas semanas una pareja de estorninos negros se pasaba la mañana picoteando en el césped. Los observé durante días a través de la ventana junto a la que está mi mesa de la oficina. Eran una imagen cotidiana, los dos, cogiendo gusanos. Mucha proteína.

Me gusta como se reparten el trabajo de construcción los estorninos: él acomoda toscas y fuertes ramas que ha buscado por ahí, ella le da confortabilidad forrándolas con plumitas, con hierbas secas.

Y se turnan para incubar sus huevos, durante 12 ó 14 dias.

Crían un par de estorninitos también entre los dos, buscándose la vida, como en el cesped delante de mi ventana. 20 días sin parar de coger gusanitos. Luego es el momento de que los jóvenes se vayan de casa: o sí o sí. Nada de que el trabajo está muy mal, suspendí porque estoy deprimido. Quizá los pequeños de estos dos ya se independizaron, porque la pareja no ha vuelto más. Echo a faltar esos vecinos. Ya sé qu tienen muy mala fama los estorninos: que si son ruidosos,  cochinos, que si se pasan el dia peleándose y montando bronca por cualquier cosa... pero es que siempre que se generaliza se es injusto con las minorías (porque, además de los estorninos negros -Sturnus unicolor- que son más sedentarios y viven en España, norte de África y varias islas mediterráneas, está el estornino pinto -Sturnus vulgaris- que, como es muy adaptable, se ha convertido en una plaga)

Los estorninos pintos vienen en grandes bandadas desde centroeuropa. Cada día al atardecer, bien alimentaditos, se van a dormir, casi siempre al mismo sitio. Año tras año invaden las mismas arboledas, y pueden llegar a reunirse por miles. En Túnez, en el invierno de 1958-59, treinta millones de estorninos se comieron aceitunas valoradas en dos millones de dólares (de los de entonces!). Son peleones y montan gresca entre ellos disputándose los agujeros de los árboles donde hacen sus nidos, y en una algarabía perpetua lo dejan todo cagado antes de reagruparse después de la cría y marcharse hacia otros lugares vagabundeando en busca de comida...

Le tenemos manía a los estorninos pintos, (como todas las especies que comparten su hábitat) pero aún así, quien no se quedó maravillado al ver en un atardecer una imagen como ésta:

foton2_jlgomez.jpg

Una preciosa foto de José Luis Gómez de Francisco 

Me sorprendió que el estornino pudiera ser animal de compañía (no sé si sólo el pinto o también el negro). En un foro sobre pájaros comentaban quienes tienen algún estornino de mascota que son capaces de reconocer voz y figuras, muy traviesos y juguetones, piden comida: queso, pan, fruta, de todo. Y en seis meses uno de ellos le enseñó a su estornino a decir frases completas como "fuera de aquí". Y hasta pueden ser útiles en la casa, porque se comen cuanto bichito se puedan encontrar: moscas, polillas, arañas. Además alegran mucho porque cantan y silban.

Curioso.