sin pena ni gloria

unha emoción compartida
é un contrato íntimo
que vai máis alá das palabras

__

bajo las piedras (serie lentes de contacto con su neblina propia)

Publicado en 21 de Junio, 2008, 11:51. en ¿Y POR QUÉ ME CUENTAS TU VIDA?.
Comentar | Comentarios (14) | Referencias (0)
Etiquetas:

Foto de la galería de Carlos Díaz, en Flickr

Planeta Bolivia

21 de junio, la noche más corta del año, el día más largo. 
Y el verano llegó, puntual a su cita, con el sol presidiéndolo todo. 

Mirando al horizonte desde la barandilla de la terraza, 
todavía tempranito y en pijama, 
me entró toda esa vida por los ojos, por la piel.
Y el día no se llamó sábado, sino luz.
Pero enseguida recordé el motivo por el que se canceló la gran fiesta de solsticio de verano prevista para esta noche.
Y cómo la noticia, además de la pesadumbre por el dolor de los que quiero, 
abrió la caja de pandora y se esparcieron las sombras que mantenía encerradas en mi armario interior,
las que estaban ocultas en los recovecos escondidos de mí,
las que consigo mantener a raya con gran esfuerzo, para que no me pringuen con sus ectoplasmas desazonadores y viscosos que se pegan a mi ánimo.
Las que no quiero que presidan mi vida 

 Y ya no sentí más el sol como luz vivificadora,
sino como fuego ardiente que todo lo quema.
La Iluminación máxima que hace más fuerte el contraste con la Sombra. 

Extendí el toldo y regué las plantas, para que oliera a tierra mojada, 
y ese olor me consolara y me aliviara, porque me siento cercana a ella. Hoy comprendo a los escorpiones
y a los miriápodos que viven bajo las piedras, en la humedad oscura de la tierra.

Escribo encriptado porque no quiero estar tan afectada.
Quisiera no vivir de manera tan teatral todo lo referente a mis conflictos neuróticos.

No ser siempre la reina del psicodrama.