sin pena ni gloria

unha emoción compartida
é un contrato íntimo
que vai máis alá das palabras

__

Julio del 2008


mi propio cuento

Publicado en 31 de Julio, 2008, 13:42. en LENTES DE CONTACTO CON SU NEBLINA PROPIA.
Comentar | Comentarios (14) | Referencias (0)
Etiquetas:

Dende adolescente coa teima de querer atopar unha xustificación ó feito de existir.

te es lo que tiene:

o non ter que facer e andar coa barriga chea, que vas por ahí buscando solucións a problemas coma o absurdo de vivir, o tempo, a naturaleza humana, a vida e a morte. mesmo cheguei a pensar que se lía a obra completa de todos e cada un dos existencialistas atoparía as respostas. (la pereza me evitó algunas insensateces)

 Xa o dicia miña nai sabiamente:

a cabra de chea bate cos cornos no cú

La cabra va sobre ruedas

fotografía de Ray spain


filósofos indigentes y teólogos mauleros (serie parágrafos: casanova)

Publicado en 30 de Julio, 2008, 18:56. en PARA GUSTOS.
Comentar | Comentarios (25) | Referencias (0)
Etiquetas:

Párrafo para engrosar mi colección. Este me viene bien como refuerzo para mi trabajo personal sobre la mirada positiva.  

Fotografía tomada de la galería de srevenge en Flickr

Giacomo Casanova: Memorias.

"Hay gente que dice que la vida no es más que un tejido de desgracias; lo cual viene a decir que la existencia es una desgracia; mas si la vida es una desgracia, la muerte es todo lo contrario: la felicidad, puesto que es lo opuesto a la vida. Esta consecuencia puede parecer indiscutible. Pero los que así hablan son sin duda pobres o enfermos, porque si gozaran de buena salud, si tuvieran el bolsillo bien repleto, alegría en el corazón, Cecilias, Marianas y la esperanza de algo mejor todavía, ¡oh!, seguro que cambiaban de parecer. Yo los considero una raza de pesimistas que no puede haber existido más que entre filósofos indigentes y teólogos mauleros o atrabiliarios.
Si existe el placer y sólo se puede gozar de él estando vivo, la vida es dicha. Existen desgracias, yo sé algo de eso; pero la existencia misma de esas desgracias prueba que la suma de la felicidad es mayor. Entonces, porque en medio de un montón de rosas se encuentren algunas espinas, ¿hay que ignorar la existencia de tan hermosas flores? No; es una calumnia contra la vida el negar que son un bien. Cuando estoy en una habitación oscura, me agrada infinitamente ver, a través de una ventana, un horizonte inmenso frente a mí."


más adelante (serie allá tú)

Publicado en 29 de Julio, 2008, 0:14. en ¿Y POR QUÉ ME CUENTAS TU VIDA?.
Comentar | Comentarios (20) | Referencias (0)
Etiquetas:

Vivirás de verdad más adelante, cuando hayas podido superar los miedos. Más adelante, cuando ya no concurran las circunstancias que no te permitieron ser tú misma. Más adelante, cuando sepas como encuadrar serenamente la idea de la muerte dentro de la vida. Más adelante, cuando averigües, por fín, lo que realmente quieres.

pero allá tú si un día, más adelante, te encuentras mirando atrás y pensando:

¿y ésto era todo?

cuerpo sin edad, mente sin tiempo

foto de la galería de Sofía Gentiletti (serdelsol)


yo fui (serie allá tú)

Publicado en 27 de Julio, 2008, 22:59. en ¿Y POR QUÉ ME CUENTAS TU VIDA?.
Comentar | Comentarios (25) | Referencias (0)
Etiquetas:

te pareció muy ingenioso que se les ocurriera lo del poema de cernuda, estuvo bien que se hubieran echado unas risas a tu costa porque te vieran como la protagonista del

Yo fui.

columna ardiente,  luna de primavera.
mar dorado, ojos grandes.

Busqué lo que pensaba;
pensé, como al amanecer en sueño lánguido,
lo que pinta el deseo en días adolescentes.
Canté, subí,
fui luz un día
arrastrado en la llama.

y mientras te lo contaban e iban recitando los versos acompañados de gestos melodrámaticos te reías de tí misma, y pensabas que habían estado agudas y ocurrentes.  

Como un golpe de viento
que deshace la sombra,
caí en lo negro,
en el mundo insaciable.

He sido.

(donde habite el olvido)

disueltas las risas y desvanecidos los ecos, le ves ahora su puntito de mofa y escarnio y no te hace ya ni puta la gracia.

Allá tú si no tienes sentido del humor.


Caneiros gaiteiros

Publicado en 21 de Julio, 2008, 13:55. en MOVIENDO EL CULO DEL ASIENTO.
Comentar | Comentarios (20) | Referencias (0)
Etiquetas:

Es lunes, pero todavía me dura el regustito de ayer, domingo enxebre y amistoso, celebrando Os caneiros, subiendo en barca por el río Mandeo, comida a rachar en la barcaza, café de pota y queimada na beira do rio. Gaitas, trécolas, panderetas, bombos y tamboriles, contando contos, cantando e botando un baile, vai e ven, vai e ven e baila do dereito e do revés.
Tacón, tacón,
tacón, punta, tacón, 
(e nada 
Resentidos)

     

Aunque no es la fecha propia de la romería, algunas  peñas, asociaciones y grupos de amigos adelantan la fecha de su fiesta particular para escapar de esto. Así que este domingo fueron Os Caneiros Gaiteirosxentiña, moza e vella, con quien compartir y oportunidad de conocer tipos que hacen historia como O Gaiteiriño do Piñeiro, o personajes con marcada personalidad y look para no olvidar, con sobrenombres peculiares, como Peixe.

O gaiteiriño do Piñeiro, na foliada de onte


Impacto

Publicado en 13 de Julio, 2008, 11:44. en HAY VIDA AHÍ AFUERA.
Comentar | Comentarios (24) | Referencias (0)
Etiquetas:

Me perdí por la red y me encontré siguiendo la ruta de un hombre muy joven, idealista, con voluntad de hierro y espíritu aventurero, que lo dejó todo atrás para vivir su sueño salvaje... y para morir, con 24 años. Inspirándose en su viaje se han hecho documentales y una película dirigida por Sean Penn, que no ví en su momento porque pensé que me iba a impactar:

"Hacia rutas salvajes es la reconstrucción de los últimos dos años de vida de Chris McCandles, un joven que tras graduarse en 1990 y donar a Oxfam los $24000 que tenía para estudiar derecho, decidió renunciar a todas las comodidades de la vida moderna y emprender un viaje que lo llevaría al monte McKinley, en Alaska, donde murió de hambre"

Pero también hay personas curtidas en la vida salvaje, más realistas, que tienen una visión de su vida no tan romántica:

"muchos habitantes de Alaska reaccionaron con rabia frente a su estupidez. Tendría que ser un completo idiota para morirse de inanición en pleno verano a 20 millas de la carretera"

Y el guardabosques del parque nacional Denali::

[…] Cuando usted considera lo que hizo McCandless, desde mi perspectiva, se ve rápidamente que fue simplemente tonto, trágico, y desconsiderado. Primero, empleó muy poco tiempo en el aprendizaje de cómo era realmente la vida salvaje. Llegó al Stampede Trail incluso sin un mapa del área. Si él hubiera tenido un mapa podría haber salido sin dificultades. […]

Anduve gugleando y después de estar un rato con Chris McCandles, me he quedado pillada entre la atracción por una persona cuyo punto de vista comprendo y admiro, y el rechazo que me produce la falta de respeto por el peligro.

A saber que vísceras profundas me revuelve, allá donde habita la cobardía y el miedo.

Fotos de archivo de McCandles

El trailer de la película basada en su experiencia


carta abierta a un amigo (serie para la caja de recuerdos

Publicado en 9 de Julio, 2008, 19:00. en PRETÉRITO IMPERFECTO.
Comentar | Comentarios (19) | Referencias (0)
Etiquetas:

Diente de Leon, Dandelion. por Vvillamon.

foto de la galería de villamon en flickr

Meu ben querido amigo:
Siempre bromeamos con eso de que somos como un matrimonio de muchos años y por eso nos llevamos tan mal y tan bien a la vez, ya que nos conocemos mucho.
Son 20 años viéndonos todas las mañanas en el trabajo:
- buenos dias
- mmmmm
Ahora que te marchas a trabajar al otro lado de la ciudad y no te veré al entrar cada mañana ahí sentado, con tu rebeliónpuntoorg, creo que voy a echarte muchísimo de menos.
Recuerdo cuando apareciste en tu primer día, con tus 23 añitos y dijiste:
- ola, son carlos. (entón eras galego falante e agora fas coma mín, ás veces elo e ás veces non). Parecías tímido y yo pensé, oh que tiernito, y me caíste bien. Tú pensaste que yo debía de ser un poco monja, porque vestía de negro y viste entre mis libros una biografía de santa teresa, que era para mi madre.
Y cuánto hemos trabajado juntos, con aquella ilusión por hacerlo bien del principio
Y cómo el trabajo nos fue desencantando, pero a cambio, vagueamos y nos divertimos más
Y en este tiempo compartimos a las personas que fueron pasando por nuestras vidas y nuestras propias vivencias. Fuimos los más intimos confidentes y consejeros acerca del amor, acerca de la vida.
Y vivimos ese pacto en que nos prometimos contar el uno con el otro, no hasta 2 o hasta 10, sino contar conmigo, como dice Benedetti.
Y supimos qué suerte era tener un amigo, una amiga, que podíamos ver en el trabajo cada día.
Y recuerdas cuando cambiamos la hora del café por la del vinito y nos escapábamos hasta los castros a tomar las tapas de pulpitos a la plancha en el bar de Jacinto?. También pasamos buenos ratos durante los copiosos desayunos en el Gastoff, con aquél camarero tan generoso al que le caíamos bien, que te traía unos enormes tresenuno y a mí me ponía espárragos de escaqueo para acompañar la tortilla francesa. Jugábamos a adivinar cual de nosotros dos era el que le gustaba, porque tú asegurabas que tenía pluma.
Y aquella época de gato que se va por los tejados que tuviste, cuando yo intentaba cubrirte si te quedabas dormido. O acudía presurosa en tu auxilio, a veces aunque no enviaras S.O.S.
Y los meses de los becarios italianos.
Y esas otras temporadas en que tú le echabas un pulso a mi tristeza, para quitármela de encima.
Y los socavones de alejamiento mutuo, que también los hubo, pero que, aun en esos tiempos peores, siempre acudían nuestros nombres a señalar los dedos de una mano al contabilizar los amigos de verdad
Y por eso nos elegimos para ser depositarios de nuestros testamentos de voluntad
Y un día apareciste con la pipa de la paz, que era verde con florecitas blancas.
Y no bastaron los reproches de puntualidad -o la falta de ella-, ni aquella guerra del agua, ni las frases hirientes, ni los focos de luz en los rincones en penumbra, ni las distimias, ni los egocentrismos variados, para anular lo que construímos.
Y ahora te marchas.
Y yo me alegro tanto por tí... porque sé que vas a estar muy bien y se amplían tus horizontes, y el trabajo será mucho mejor y ganarás más. Aunque yo miro para el ordenador de enfrente
Y no me gusta nada ver a la ausencia sentada en tu mesa.

la mediana edad : cambio sí, crisis no. (serie el tema)

Publicado en 7 de Julio, 2008, 19:29. en ¿Y POR QUÉ ME CUENTAS TU VIDA?.
Comentar | Comentarios (20) | Referencias (0)
Etiquetas:

"A los 15, me dediqué en cuerpo y alma a aprender. A los 30, había plantado el pié firmemente sobre la tierra. A los 40 ya no sufría ante las perplejidades. A los 50 sabía cuales eran los mandatos divinos. A los 60 estaba dispuesto a escucharlos. A los 70 podía seguir los dictados de mi propio corazón, pues ya no deseaba ir más allá de los límites del bien."

Confucio

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre si existe o no la llamada crisis de la mediana edadCasi mejor, porque mucha gente, cuando se alude a ella, ve inmediatamente a un hombre con poco pelo y mucha barriga, que de pronto deja a su mujer por otra 15 ó 20 años más joven y se compra un descapotable rojo (existe tambien la versión moto de alta cilindrada y casco plateado)

Sin embargo sí creo que, algunas personas, después de cumplir determinadas etapas (a cada uno le llega cuando le llega y le dura lo que le dura) pasamos por un periodo de introspección y reflexión, y de él puede surgir la necesidad de hacer ciertos reajustes en algunos aspectos de la vida, con respecto al futuro, o incluso al pasado. Y eso puede llevar a un cambio, que no tiene por qué ser notorio para los demás, ni ir acompañado de una crisis, si entendemos esa palabra en su acepción de dificultad y complicación, aunque puede que le vaya bien utilizándola con los otros significados que tiene, más amplios y apropiados.

En mi crisis de la mediana edad, creo que voy progresando adecuadamente en los pequeños ajustes, y apuntando los cambios que debería hacer para mejorar mi vida, pero me he encontrado con una piedra en el camino que me impide avanzar: 

El modo de afrontar mi propia mortalidad.

(En adelante, "el tema"). 

Me urge encontrar una respuesta coherente a la cuestión de mi propia muerte y la de los demás. Necesito familiarizarme con la inevitabilidad de la vejez y la muerte: mirarlas con calma y serenidad. Pero no sé cómo. (Y las respuestas no vienen solas)

Ya sé que hay quienes nunca piensan en ello y pasan por la vida como si no fuera un bien finito, como si fuesen a vivir eternamente. Pero para mí es necesario hacer las paces con el concepto muerte. Creo que solo así podría ver la vejez como una etapa más de la vida, con sus momentos de plenitud y felicidad, y no un lastimoso tiempo de penalidades mientras se espera con angustia  el momento de dejar la vida (aunque, frecuentemente, cuando nosotros dejamos la vida, ella ya nos ha dejado a nosotros)