sin pena ni gloria

unha emoción compartida
é un contrato íntimo
que vai máis alá das palabras

__

spin off

Publicado en 21 de Enero, 2009, 2:29. en ¿Y POR QUÉ ME CUENTAS TU VIDA?.
Comentar | Comentarios (31) | Referencias (1)
Etiquetas:

foto de la Galería de orchestra

diario de mi amnesia por orchestra

parece que ocurriera repentinamente, pero las ideas y las decisiones se van gestando, y como las semillas, un día germinan y asoman, por sorpresa.

pues así, de pronto, no me reconozco

empezó la cosa a coger forma ayer, cuando estaba en el semáforo y cruzó aquel chico con la guitarra en su funda, colgada del hombro. recordé que, como casi todos los adolescentes, yo también quería aprender a tocar la guitarra. primero no tuve posibilidad, luego sólo lo recordaba a veces, y ahora ya no quiero. y me encontré repasando las cosas que quería en el pasado y que ya no quiero, y otras que ya no son posibles.

miro las agendas y libretas donde me desahogaba con rabia, o escribía con pasión, o con tristeza, miro las fotografías y sí,

reconozco a la que fuí, pero ya no soy ésa. ahora su futuro abierto es mi pasado cerrado.

me entran ganas de tirar todos los recuerdos. es como si no fuese yo, como si no tuvieran que ver conmigo todas las cosas que viví, salvo por el poso que dejaron en mi carácter, como grasa acumulada ahora dificil de despegar.

e sigo dando voltas arredor de mín. veña voltas.

la vida sólo tiene un único posible the end. no es como en el cine, que los directores pueden escoger entre un final abierto, final sorpresa, un happy end... en las series incluso pueden tener varios finales: cuando termina una temporada, si tuvo éxito hacen una segunda, incorporando personajes, quitando otros secundarios, cambiando determinadas circunstancias y creando situaciones nuevas. y luego una tercera, una cuarta... cada uno con su final. 

me entretuve comparando mi vida con una serie de televisión. después de repasarla, creo que quedaría bien estructurada en tres temporadas, las tres bien definidas, con finales adecuados, abiertos, continuando la siguiente temporada ya en distintas circunstancias o entornos diferentes, serían temporadas largas, (alguna abarcaría hasta 15 años de mi vida), y habría material suficiente para hacer episodios interesantes:  tiernos y lacrimógenos, emocionantes, románticos, sorprendentes, eróticos, dramáticos. hasta tendrían cabida los periodos en que la rutina monocromática lo cubre todo, porque en el lenguaje cinematográfico se podrían reducir a unos cuantos planos concisos, fuertemente expresivos y de gran belleza plástica. (desprovistos de las ridículas miserias cotidianas, quedan mucho mejor que en la realidad). 

ahora voy por la cuarta temporada, pero ésta no funciona. sí hubo drama, muerte, dolor, alguna experiencia singular y curiosa, pero el resto es todo material de relleno. es un ir dilatando, dilatando, sin sentido. un fracaso. la introspección y la adaptación al medio no es exactamente vivir. 

no sólo hay que terminar la temporada ya, sino la serie. se acabó. 

la prota, que soy yo, se va a hacer un

spin off

ésta soy yo en el verano del 2005 y éstos los motivos para empezar un blog que tenía entonces. ahora varias personas de mi entorno visitan el blog, aunque no dejen comentarios. ha dejado de ser un blog anónimo, así que dejo una foto para que quienes han estado leyendo durante meses, también puedan poner imagen a las palabras, porque, de alguna manera, ya me conoceis.