sin pena ni gloria

unha emoción compartida
é un contrato íntimo
que vai máis alá das palabras

__

efecto tetris

Publicado en 17 de Abril, 2010, 11:49. en LENTES DE CONTACTO CON SU NEBLINA PROPIA.
Referencias (0)
Etiquetas:

Tetris

La foto es de  Bakonawa en flickr

A cada nueva emoción
[pieza de nuestro Tetris interno],
hay que buscarle el sitio adecuado para encajarla con las piezas que ya tenemos,
procurando que quede bien situada a fin de no entorpecer la colocación de las siguientes.
A veces, alguna pequeña pieza se nos queda fuera de sitio
y eso puede estorbar el paso de las otras, ocasionando un revoltijo tétrico-emocional;
en esos casos conviene tener la destreza y la rapidez necesarias para reparar los daños
 y que el conjunto quede arreglado lo antes posible
[no resulta fácil con tantas figuritas de diferentes colores bajando a la vez y menos teniendo el Tetris en un nivel emocionalmente alto];
por eso, cuando alguna pieza no me encaja
y yo, hábilmente, muevo, giro figuritas arreglando el desaguisado interior,
me siento satisfecha.

[En la vida es así, como jugando al Tetris: las piezas sólo dejan de bajar cuando se acaba la partida.]

El Tetris  ha sido uno de los juegos más populares en la década de los 80 y los 90 y pasó a la categoría de mito en la historia de los videojuegos. Le han salido clones de lo más variado, incluyendo versión porno, con música, etc. En algunas versiones te dan menos de un segundo para rotar y mover las piezas antes de encajarlas.

aquí en gallego
y para decir (o ver qué se dice)